Rafael Gabriel Almanza Alonso

En 1980, Rafael Almanza Alonso cursaba el cuarto año de la Licenciatura en Economía en la Universidad de Camagüey (UC). Al momento, acababa de producirse otro capítulo de la saga migratoria cubana hacia los Estados Unidos, el Mariel. Emigraron jóvenes de la primera generación completamente formada dentro del proceso revolucionario, apegada a la definición del “hombre nuevo”, concepto castrista para definir los valores socialistas que debían distinguir a los egresados de los diversos sistemas de enseñanza implementados a partir de la década de 1960. Este fracaso elocuente del modelo educativo revolucionario, conllevó al origen del Proceso de Profundización de la Conciencia Revolucionaria, consistente en purgar todos los niveles escolares, hasta el superior, a todo aquel que difiriera con los valores establecidos.

 

Las universidades debieron realizar escrutinios que devinieron en verdaderas “cacerías de brujas” contra todo lo que se deslindara, aunque fuera mínimamente, del ideal riguroso de joven comunista. Para garantizar la idoneidad avenida a la ética revolucionaria pautada por el Estado, se realizaron Asambleas Estudiantiles dirigidas por la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), seguidas de cerca por el Partido Comunista de Cuba (PCC). Almanza era el líder de la FEU en el aula, y desde su filiación marxista de entonces, respaldaba los intereses de sus compañeros de estudio contra las arbitrariedades del claustro, cuestionaba también, la inoperancia y rigidez de la aplicación de la teoría económica marxista en Cuba. En medio del clima represivo desatado a nivel nacional, Almanza fue citado para una Asamblea Estudiantil donde sus compañeros, conminados por el decano, un economista de apellido Pantoja, el rector, Dr. Juan Vela Valdés, así como los líderes de las organizaciones juveniles, FEU y UJC, a nivel central de la UC, lo acusaron de autosuficiencia al manifestarse liberalmente sobre profesores y dogmas en la implementación del marxismo. En masa, los estudiantes demandaron la expulsión definitiva de la enseñanza superior de Rafael Almanza, así como también, su salida de la FEU.

Siga leyendo aquí