Pedro Pablo Arencibia Cardoso

En diciembre de 1996, el licenciado en Matemática de la Universidad de La Habana (UH), Pedro Pablo Arencibia Cardoso, se desempeñaba como profesor titular del Departamento de Computación del Instituto Superior Pedagógico de Pinar del Río, “Rafael María de Mendive”. El docente participó durante el año 1996 en varios eventos académicos, uno de ellos de carácter internacional, donde se debatía acerca de los sucesos históricos asociados al diferendo histórico Cuba-Estados Unidos. Al cierre de año, se realizó un Claustro Profesoral en la Facultad de Ciencias Exactas y Técnicas, a la que pertenecía el profesor Arencibia. En dicho foro, se pretendía alcanzar el objetivo didáctico-metodológico de mostrar a un grupo de estudiantes, previamente seleccionados, cómo se producía un debate eficaz en el ámbito universitario.    

 

El tema central del evento versaba sobre el papel de los Estados Unidos durante el conflicto bélico independentista cubano, y su desenlace práctico consistente en la primera ocupación militar de Cuba por parte de esa potencia extranjera. El profesor Arencibia manifestó criterios divergentes en relación a la tesis oficialista defendida por otro docente, el Dr. Claro Misael Salcines. Entre ambos se produjo la alternancia de argumentos propia de este tipo de ejercicio académico, siempre en el marco del respeto profesional.

 

En los días sucesivos al coloquio, el Jefe de Departamento, Jesús Miranda Izquierdo, directivo que había sido recientemente condecorado por la prestación de servicios al Departamento de Seguridad del Estado, y el representante de la Unión de Jóvenes Comunistas y del Partido Comunista en la Facultad, Luis Pampillo Donate, se acercaron a Pedro Pablo para amonestarlo en una reunión informal. Poco después, el Jefe de Departamento fue escuchado por el profesor Arencibia cuando manifestaba al oficial de la Seguridad del Estado que atendía la institución que “ya había resuelto la cosa”. Como colofón de esta situación de acoso, el núcleo del partido conformó una comisión para recoger criterios acerca de la postura político-ideológica del profesor Arencibia y solicitar al Decano, Caridad Amado Paula Acosta, la designación de una Comisión Disciplinaria con el objetivo de expulsar al profesor Arencibia de la institución académica. La Comisión fue constituida tal y como estipula la cadena de autoridad en las instancias estatales cubanas, supeditadas al criterio del Partido Comunista, aun sin que el imputado integrara esa organización política, como era el caso del profesor Pedro Pablo.

 

Cabe señalar que en ningún caso se pudo hacer señalamiento negativo al docente respecto al cumplimiento de su contenido laboral, así como tampoco en lo concerniente a su calidad profesional y relaciones humanas dentro del plantel educativo, donde no manifestaba sus criterios en cuanto a asuntos históricos o políticos, a menos que fuese indicado por sus superiores y en el marco del diálogo estrictamente profesional. A su vez, es oportuna la mención a su obra ensayística e investigativa vinculada al Centro Católico de Formación Cívica y Religiosa (CFCR) y su publicación seriada, la revista Vitral. Este espacio intelectual alternativo era monitoreado por los órganos de la Seguridad del Estado hasta el punto de quedar al margen del amparo de la Diócesis de Pinar del Río, por presiones del régimen cubano.

Siga leyendo aquí