Alexander Pupo Casas

Alexander Raúl Pupo Casas se graduó de medicina en 2018 en la provincia de Holguín. Como estudiante universitario, su promedio fue de 4.44 (5 es el máximo) y durante seis cursos fue alumno ayudante de Cirugía. Por su buen desempeño le fue otorgada de manera directa la especialidad de Neurocirugía,  sin que tuviera que mediar, previamente, el Servicio Social.

 

Pupo, anteriormente, había ingresado a la carrera de Ingeniería Mecánica pero, motivado por su vocación, se preparó durante un año para las pruebas de ingreso y alcanzó una de las dos plazas de Medicina que otorgó ese curso en su provincia. Además de su ejercicio como médico, el Dr. Pupo compartía en redes sociales sus inquietudes y críticas acerca de problemas que afectan a los cubanos. En sus publicaciones en Facebook denunció la suciedad y la escasez de agua en el barrio donde reside, el uso del Decreto-Ley 370 como mecanismo para coartar la libertad de expresión, así como la apertura de tiendas en dólares, una moneda a la que no tiene acceso gran parte de la población cubana

 

El 6 de septiembre de 2020, la doctora Lisset Ponce de León, jefa del Servicio de Neurocirugía del Hospital Docente Dr. Ernesto Guevara de la Serna, en la provincia Las Tunas, donde Pupo laboraba como médico residente, le envió una solicitud de amistad por Facebook. Luego de aceptarla, ese mismo día la doctora lo cuestionó por sus publicaciones críticas al Gobierno y le dijo que esas no eran las cualidades de un estudiante de Neurocirugía que se estaba formando en Cuba. Él le contestó que sus ideas políticas no lo convertían ni en una mala persona, ni en un mal profesional.

 

Al día siguiente, Pupo estaba pasando visita a los pacientes del hospital cuando fue llamado por Ponce de León para un local del edificio. La acompañaban otro especialista que desempeña un cargo administrativo, el dirigente del sindicato en la institución y un testigo. Le intentaron explicar que esas publicaciones no eran correctas, a lo que él les respondió que no compartir la ideología comunista no lo hace mal médico. Le hicieron firmar un acta de advertencia que decía que, si continuaba escribiendo en internet publicaciones críticas, estas le traerían consecuencias, tanto para su carrera como en lo personal. El doctor firmó el acta de advertencia, pero dijo que no dejaría de publicar, pues nada de lo que había expresado era mentira.

Siga leyendo aquí