f0131563 (1).jpg

Estudiantes de la Universidad de Camagüey denuncian cortes de agua y corriente eléctrica

Fecha de lanzamiento: 4 de noviembre de 2022

Estudiantes becados de la Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte” denunciaron en redes sociales que sufren cortes sistemáticos de agua y corriente.

Al respecto, una alumna del centro dio a conocer vía Twitter que “la bomba de agua presenta roturas”, justificación de las autoridades escolares ante el hecho de que no hay agua en el comedor de la institución.

La interna, que se identifica como “Maryrose”, explicó que, además de para beber, no tienen el líquido para bañarse, por lo que los estudiantes están obligados a cargar cubos desde cierta distancia y ahorrarlos lo más posible.

“Hasta ser estudiante es duro en este país”, dijo en alusión a la escasez, la cual mitigan introduciendo vasos de agua al final de la nevera del comedor escolar para alcanzar las escasas gotas que quedan en el fondo.

Este reclamo ha sido suficiente para que otros jóvenes en igual condición denunciaran las vicisitudes sufridas en la universidad. Otra internauta, quien se hace llamar “Butterfly”, dijo haber estado todo el día sin agua ni corriente eléctrica, además de sacar gorgojos del potaje que le dieron para comer.

En un intento por dar una sensación de normalidad, los directivos de la institución han organizado un festival universitario con motivo del aniversario 55 del centro docente. En él se presentó la banda D’ Cuba, dirigida por el hijo del gobernante Miguel Díaz-Canel Bermúdez y que, según autoridades de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) camagüeyana, “tuvo una inmensa aceptación”.

En medio de apagones, la FEU asegura en su perfil de Facebook que “estudiantes y profesores disfrutan de una tarde de fiesta con variadas ofertas gastronómicas”. La afirmación fue acompañada con fotos de la “celebración”.

Puesto que en junio pasado los estudiantes de esta universidad protestaron ante una situación similar, que incluía cortes extensos del suministro eléctrico, el Observatorio de Libertad Académica (OLA) reitera su solidaridad con ellos.

A lo largo de 25 informes, OLA ha podido constatar cómo las denuncias en redes sociales son utilizadas por la Seguridad del Estado como pretexto para hostigar y expulsar a alumnos y profesores de manera impune. Por ello, exigimos que se respete la libertad de expresión de los denunciantes.