EHQSmX-I_400x400.jpg

OLA manifiesta su solidaridad con el periodista y profesor universitario José Luis Tan Estrada

Fecha de lanzamiento: 10 de noviembre de 2022

José Luis Tan Estrada, profesor de la Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz”, ha sido acosado en redes sociales por su labor de denuncia y por declarar su posición política, contraria al régimen cubano.

En su perfil de Facebook, el también periodista ha expuesto situaciones de abandono, corrupción y abuso por parte de las instituciones gubernamentales.

José Luis imparte clases de Comunicación Hipermedia y Lenguaje Digital. Su nuevo proyecto, Tanteando Cuba, en el que aborda temas peliagudos de la realidad del país, le ha valido el acoso de compañeros de profesión y perfiles falsos, presuntamente de la Seguridad del Estado, quienes lo han amenazado incluso con expulsarlo de su centro laboral.

“Campañitas de descrédito y difamatorias en contra de mis denuncias para restarle impacto, la más reciente sobre el Pre del Casino y el extremismo al que fueron sometidos algunos estudiantes de esa institución”, señaló recientemente.

“Los ataques casi siempre terminan en que yo soy un profesor universitario y todo lo que eso implica en un país en que la Universidad es para los ‘revolucionarios’, ¿acaso habrá otra o la posibilidad de ir a otra?”, cuestionó también.

El joven ha defendido su derecho a criticar la realidad cubana “sin paños tibios”, como parte de la obligación social del periodista.

“No es un sistema político ni ningún dirigente, es siempre desde la función social que nos corresponde, que es el periodismo, que nos debemos a las personas, a ese cubano de a pie que está pasando el trabajo que no pasa un dirigente, que no pasa nadie de las altas esferas”, declaró en una entrevista con el medio independiente La Hora de Cuba.

Colegas de profesión y amigos han alzado sus voces ante la campaña de descrédito que se ha venido desarrollando en su contra. El académico José Raúl Gallego, quien fue su profesor en la universidad, alertó de la complejidad de la situación de Tan.

“Como pasé por el algo similar en esa misma universidad puedo intuir todo lo que vendrá a continuación: el proceso de asesinato de reputación, hostigamiento y triple expulsión o sanción en la Universidad, la UJC y la UPEC, escribió Gallego.

Agregó que “es probable que los verdaderos represores no den la cara. Como los cobardes que son, generalmente mandan a otros a que hagan el trabajo sucio y a esas personas es a quien les hablo: no se presten para destruirle la vida a una persona que no ha hecho nada malo”.

Asimismo, pidió a los decisores en Cuba no ser parte de las campañas de descrédito contra el joven profesor.

“Si van a estar en una comisión que sea para defender hasta el final a Tan, para denunciar públicamente las injusticias que ocurran en esos espacios cerrados y para que cuando se imponga la decisión política por encima de los argumentos sean capaces de decir, quiten mi nombre de ese documento, porque yo no lo voy a firmar. Si no van a hacer eso, no estén. Si no tienen el valor de ponerse del lado de Tan hasta las últimas consecuencias, enférmense, digan no, busquen una excusa, pero no sean parte del circo.”, dijo.

A lo largo de 25 informes, el Observatorio de Libertad Académica (OLA) ha constatado el hostigamiento, las amenazas la expulsión de docentes y alumnos que se han mostrado en desacuerdo con el régimen cubano. En estos procesos arbitrarios, las universidades han sido cómplices activas.

OLA se solidariza con el profesor José Luis Tan Estrada y exige que sea respetado su derecho a la libertad de pensamiento y expresión. El Observatorio se mantendrá al tanto de la evolución de los hechos, dispuesto a denunciar cualquier proceso arbitrario que se cometa contra el docente.