Mario Félix Lleonart Barroso

Mario Félix Lleonart Barroso se graduó de la licenciatura en Información Científico-Técnica y Bibliotecología por la Universidad de La Habana, en 1999. Su trayectoria como estudiante lo hizo merecedor del reconocimiento como Graduado más destacado en investigaciones de la Facultad de Comunicación, sin embargo, no pudo acceder a un puesto laboral en la capital, acorde con sus capacidades profesionales, ya que no contaba con residencia oficial en la misma.

 

El joven especialista fue a residir en su provincia de origen y lidió reiteradamente con la negativa de emplearlo por parte de instituciones estatales donde sus servicios hubieran sido de utilidad para el desarrollo informático de las mismas.

En 2005, Lleonart Barroso fue llamado por excompañeros de estudios a optar por una plaza como docente de su especialidad en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV). Este centro de enseñanza superior incorporaba la carrera de Ciencias de la Información (nueva denominación del perfil) y había hecho un pesquizaje en la provincia para detectar graduados con calificaciones adecuadas para conformar al claustro que se estructuraba.

Al presentarse a la entrevista con el rector de la UCLV, Dr. Andrés Valeriano Olivera Ranero, el funcionario académico le preguntó acerca de su integración política traducida en la pertenencia a las organizaciones de masas avaladas por el Estado. Las agrupaciones a las que se refería el rector eran los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), las Milicias de Tropas Territoriales (MTT) y las que se relacionan directamente con la militancia comunista: Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y el Partido Comunista de Cuba (PCC). El licenciado Mario Félix respondió negativamente al Dr. Olivera ya que no estaba afiliado a ninguna organización de masas.

 

En otra parte de la entrevista, referida a lo curricular, Mario Félix puso al tanto al rector sobre la maestría en Estudios Teológicos que cursaba a distancia en una universidad radicada en la Florida, en los Estados Unidos.

 

Al término del encuentro con el rector Olivera, éste le explicó que recibiría una comunicación de la universidad, una vez que hubiera terminado el proceso de valoración de todas las candidaturas.

Extraoficialmente, era de conocimiento general que había más plazas que optantes en condiciones profesionales de poder asumir la docencia universitaria en la especialidad. Sin embargo, inició el primer curso 2005-2006, de la carrera de Ciencias de la Información en la modalidad de curso por encuentros, y Lleonart Barroso no fue informado respecto a su solicitud de incorporarse al profesorado. El resto de sus colegas clasificó para posiciones docentes en la facultad.

 

Por la vía de sus ex-condiscípulos, supo que su no afiliación política, así como sus creencias y liderazgo religioso al frente de la Iglesia Bautista de su comunidad y el ser cursante de estudios postgraduados en materia de teología, por demás en una universidad norteamericana, eran los verdaderos motivos para vetar su pertenencia al joven claustro de la carrera de Ciencias de la Información de la UCLV.

 

El pastor Mario Félix no pudo formar parte de la dinámica académica asociada a su formación profesional, pero fue desarrollando un aval intelectual congruente con la práctica religiosa que le permitió cursar satisfactoriamente dos maestrías en Estudios Teológicos, una en el Seminario Evangélico de Cuba “Los Pinos Nuevos” (2007); y otra impartida por la Facultad Latinoamericana de Estudios Teológicos, Universidad FLET (2008), en la Florida, Estados Unidos.

Como parte de la cumplimentación de sus estudios teológicos, en 2012, el pastor Lleonart Barroso asistió a un curso de nivelación para acceder al Doctorado en Teología rectorado por Universidad FLET, de Argentina, y la Facultad Teológica Sul Americana, FTSA, de Londrina, Brasil. Egresó satisfactoriamente, pero la Jefa de la Oficina de Atención para los Asuntos Religiosos (OAAR), del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CCPCC), Caridad del Rosario Diego Bello, demandó a las autoridades académicas extranjeras a cargo del programa doctoral que el pastor y su esposa no fueran admitidos en la matrícula, como condición indispensable para otorgar los permisos que permitirían el desarrollo de ese plan de estudios de posgrado.

Ante la responsabilidad de asumir que su presencia significaría la imposibilidad de desarrollar ese programa doctoral que era de interés para otros miembros de congregaciones religiosas protestantes en Cuba, el pastor Mario Felix Lleonart Barroso eligió retirar su matrícula. Los responsables del doctorado por parte de las universidades foráneas dieron curso al programa académico, una vez que el pastor y su esposa quedaron al margen, cumplimentando lo demandado por la jefatura de la OAAR.

 

En 2013, materializando el anhelo de nuclear a intelectuales adscritos a las diversas denominaciones cristianas presentes en Cuba, y con el fin esencial de defender las libertades religiosas en el país, el pastor Mario Félix fundó, conjuntamente con otros practicantes, el Instituto Patmos.

A partir de la labor educativa y la vocación participativa del Instituto Patmos, sobrevino el recrudecimiento de la persecución, por parte de la Seguridad del Estado, sobre el pastor Mario Félix y su familia. Se sistematizaron las detenciones, registros domiciliarios, amenazas y diferentes tipos de manifestaciones represivas.

 

En 2016, el pastor Mario Félix Lleonart Barroso decidió solicitar asilo político y partió al exilio en los Estados Unidos. Actualmente, se encuentra en la fase conclusiva del Doctorado en Estudios Teológicos en el Midwestern Baptist Theological Seminary, de Kansas. Desde el Instituto Patmos, mantiene la labor de reconocimiento y complemento bibliográfico a creyentes y estudiosos de la fe cristiana dentro de Cuba

Siga leyendo aquí