Juannier Rodríguez Matos

Juannier Rodríguez Matos proviene de una familia con vínculos con la oposición al gobierno cubano. Es primo de los hermanos Rodríguez Lobaina. Uno de ellos, Néstor, fundó a inicios de los noventa el Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia. El otro hermano, Rolando, dirige la Alianza Democrática Oriental y es director de la agencia audiovisual independiente de noticias Palenque Visión.

En 2008, ingresó a la Universidad de Oriente (UO) para estudiar la Licenciatura en Biología. Juannier es natural del municipio Baracoa, provincia Guantánamo. Al escoger una carrera que se estudia en modalidad presencial en Santiago de Cuba, tuvo derecho a hospedarse en la residencia estudiantil de ese centro de enseñanza superior.

 

Su primer problema lo tuvo en segundo año, durante el curso 2009-2010, por no asistir a un Día de la Defensa. Al ingresar a la UO, Juannier comunicó a algunos profesores que no acudiría a marchas ni actividades militares, así como tampoco pagaría el aporte económico destinado a las Milicias de Tropas Territoriales ya que no estaba de acuerdo con sufragar gastos militares. Por esa época, ya había tenido encuentros con sus primos disidentes y usaba en la muñeca ligas con la palabra CAMBIO, que eran parte de una campaña de la oposición.

 

Esta inasistencia le valió una Amonestación Pública en su expediente estudiantil, recogida en la Resolución Decanal No. 162/2009, según reza en la sanción de 2013 por la que lo expulsaron dos años de la educación superior. Aunque no recuerda con seguridad, cree que la amonestación fue dirigida por la decana de la Facultad de Ciencias Naturales, Arelis Ávalos y el jefe del Departamento de Biología.

 

“Reunieron a un grupo de estudiantes en mi aula, me pararon frente a ellos y me amonestaron. Fue como una especie de sermón con una mezcla de amenazas de lo que me podía pasar por no asistir a esas actividades militares”, recuerda.

 

Según Juannier, por su formación católica y su desacuerdo con el régimen comunista, nunca sintió atracción por lo militar. “Había salido destruido del servicio militar obligatorio. Lo hice en el Ejército Juvenil del Trabajo (EJT), recogiendo café en Maisí. Allí había un mayor de apellido Norkiney o algo así y otro oficial de apellido Gallardo, que era el jefe de la unidad de la EJT en ese municipio, que constantemente nos amenazaban con que perderíamos la carrera si no cumplíamos sus órdenes”.

 

Por esa época Juannier había visitado al líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, para indagar sobre un estado de opinión que había entre sus compañeros de aula, según el cual, los opositores del municipio Palma Soriano era violentos y habían quemado una bodega en una ocasión. Ferrer le explicó la ideología pacífica de la UNPACU y que el hecho había sido achacado por la Seguridad del Estado de ellos. Al regreso, Juannier comentó con sus amigos lo que había averiguado.

 

Entre 2010 y 2011, se realizó en toda Cuba el análisis de un grupo de medidas de corte económico y social diseñadas por el Partido Comunista y que serían implementadas en el país: los Lineamientos. En la reunión realizada con su grupo de la Universidad, Juannier se negó a levantar la mano para aprobar varias de estas medidas. Al ser requerido por esa actitud expresó que los Lineamientos no eran solución para los problemas existentes, que eran remiendos para algo que estaba roto.

 

Acto seguido, se reunió la Cátedra de Biología Animal y Humana, a la que pertenecía la asignatura de Zoología de Invertebrados II, de la que Juannier era Alumno ayudante e impartía laboratorio a los estudiantes de primer año. Los puestos para la ayudantía son otorgados, generalmente, a estudiantes con buen rendimiento académico.

 

Luego de un análisis, los profesores decidieron expulsarlo de esa función. Alegaron que era un ejemplo negativo y que los demás estudiantes no podían seguir su conducta. Recuerda Juannier que el profesor Daniel Carbonell fue uno de los que más incidió en la pérdida de la condición de Alumno ayudante, por no votar los Lineamientos. Este profesor argumentó que la universidad era para los revolucionarios.

 

En febrero de 2012, en la facultad de Juannier se realizó una reunión de análisis docente para examinar las causas por las cuales el rendimiento académico de los estudiantes había descendido. Los alumnos refirieron que las cuotas de internet eran insuficientes, que la bibliografía estaba desactualizada. Juannier expresó que la causa era el hambre, que la comida era insuficiente y de muy mala calidad y que no se podía rendir adecuadamente en un turno de clases al mediodía teniendo en el estómago un pan viejo y un vaso de “chorote” (bebida sustituta del lácteo).

 

Una profesora de nombre Misleidys Cruz le respondió a Juannier que en sus tiempos de estudiante existían las mismas condiciones y que ellos salían bien, así como que debía agradecer que la Revolución le diera al menos dos veces a la semana pollo y sirope. Según el estudiante, la profesora mentía y no estaba dispuesto a tolerar eso, por lo que se retiró del aula.

Siga leyendo aquí