Henry Eric Hernández

El artista e investigador Henry Eric Hernández fue víctima de violación de sus derechos, por motivos políticos, en la educación superior cubana. Su caso tiene la peculiaridad de que estas violaciones ocurrieron, tanto en su etapa de estudiante como luego ejerciendo la docencia y, en ambas ocasiones, en la misma institución: el Instituto Superior de Arte, luego renombrado Universidad de las Artes, el ISA.

 

En 1997, siendo alumno, Henry Eric fue expulsado del ISA por un altercado que tuvo durante una reunión con el entonces ministro de Cultura, Abel Prieto. Por esa fecha, el gobierno cubano emitió una resolución que obligaba a los graduados universitarios a regresar a sus territorios de residencia, una vez egresaran de sus carreras. En el ISA, se realizó un análisis de esta medida con los estudiantes, en el cual participó el ministro de Cultura.

 

En esa reunión, Henry Eric intervino para expresar que él no estaba de acuerdo con regresar a su provincia, luego de todos los esfuerzos realizados para insertarse en los circuitos de las artes visuales, concentrados fundamentalmente en la capital. A lo que Abel Prieto le respondió: “¿Pero eso eres tú o es un personaje?”, aludiendo a la forma de hablar y la manera en que estaba vestido el estudiante.

 

Henry Eric le respondió: “No, los personajes están del lado de allá” y los señaló a ellos. Abel Prieto le preguntó: “¿Cómo, cómo?” y el estudiante le repitió lo que había dicho. Terminó de expresar sus argumentos en contra de la medida y luego de su intervención, tomó el micrófono un dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) que, entre otras cosas, dijo al resto de los estudiantes que no debían “perder la alegría juvenil ante hechos contrarrevolucionarios como este”. Henry Eric se paró y se fue de la reunión.

 

Acto seguido, el profesor René Negrín salió del salón tras él y le dijo que lo expresado estaba bien, pero no que le respondiera de esa forma al ministro y que, posiblemente, en el ISA tratarían de expulsarlo.

 

En el curso 1996-1997, Henry Eric se encontraba repitiendo el año, pues en el anterior había tenido problemas con la profesora de Estudios Cubanos, María Emilia Soteras. En una clase, el estudiante le llevó una revista Encuentro dedicada a Virgilio Piñera, con la intención de discutirla en el aula. La profesora se molestó, lo tildó de contrarrevolucionario y echó el material a la basura. Henry Eric lo recogió, se fue del aula y dejó de ir a sus clases, por lo cual tuvo que repetir ese curso.

 

Esta fue la justificación que emplearon para expulsar del ISA a Henry Eric Hernández, luego de su discusión con Abel Prieto. Quien le comunicó la decisión fue la profesora Hilda Vila Sainz-Baranda, en ese momento jefa del Departamento de Estudios Cubanos. Ejercía como decano Jorge Braulio Rodríguez y como rectora Graciela Fernández Mayo.

 

Un año después, el propio Jorge Braulio Rodríguez habló con Henry Eric y le dijo que ellos estaban interesados en que regresara. Así lo hizo y se graduó de la licenciatura en Bellas Artes, en el año 2000.

 

Luego de esto, Henry Eric continuó desarrollando su carrera como artista interdisciplinar, recibió varias becas importantes como The John Simon Guggenheim Memorial Foundation y The Pollock-Krasner Foundation, entre otras. En 2011, se doctoró en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y publicó varios libros sobre arte, cultura y sociedad.

 

Por sus resultados como artista, docente e investigador, Henry Eric fue aceptado en el ISA, ahora Universidad de las Artes, para impartir dos asignaturas optativas como profesor en el curso 2016-2017: el taller “Transdisciplinariedad, Arte y Ciencias Sociales”, a desarrollar en el primer semestre del curso, y un taller sobre tendencias contemporáneas en la cerámica, en el segundo semestre.

 

Antes de realizarle el contrato, el Decano de la Facultad de Artes Visuales, Ruslán Torres, le pidió a Henry Eric que le contara sobre el problema que tuvo con la Seguridad del Estado que llevó a su expulsión como estudiante, ya que en la dirección de la escuela le habían dicho que debía “tener cuidado” con el artista.

Comenzó a impartir el primero de estos talleres con alumnos de tercero, cuarto y quinto año, a los cuales orientaba lecturas, en función de sus intereses artísticos, que luego discutían en colectivo. El taller incluyó la publicación del volumen “Ejercicio de pensamiento”, con textos escritos por los alumnos a partir de las lecturas, reflexionando sobre problemáticas actuales en Cuba como la violencia política, la censura en el mundo del arte, así como la realización de una exposición independiente en la Galería Taller Gorría y un proyecto que se llamó Clase abierta, que consistía en una crítica a la misma en un espacio público, fuera del ISA.

 

Henry Eric y los propios estudiantes se encargaron de todo el proceso de producción y edición del texto e incluso consiguieron un financiamiento para su publicación, proveniente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas. Durante el transcurso del taller, el profesor del ISA, Iván Rodríguez, se le acercó a Henry Eric para recomendarle que tuviera cuidado con los alumnos Camila Lobón y Juan Pablo Estrada porque “tenían problemas ideológicos” y eran cercanos al poeta y disidente camagüeyano Rafael Almanza. Henry Eric rechazó esos argumentos y el asunto no tuvo mayores implicaciones.

 

Todo marchaba con normalidad hasta que llegó a conocimiento de las autoridades del ISA un texto publicado por el profesor Henry Eric, en el boletín Cantiere de la Fundación Pistoletto y la Embajada Rebirth/Tercer paraíso en Cuba. Se titulaba “Notas de presentación para un taller in progress” (Hernández, 2016) y allí exponía algunas críticas a la enseñanza en el ISA que motivaron a organizar su curso, así como la foto de una de las obras producidas por los estudiantes, relacionada con la libertad de expresión.

El miércoles 8 de marzo de 2017, Henry Eric recibió una llamada del Decano Ruslán Torres, citándolo para una entrevista en su oficina, al día siguiente. Cuando llegó, Ruslán tenía impreso el texto con algunas partes subrayadas en amarillo. “Quiero conversar contigo sobre esto”, le dijo. Henry Eric le respondió que esos eran sus criterios y que no tenía que rendir cuenta sobre ello. El decano aludió a que había traicionado su confianza, que tenía que haber hablado primero con él. Henry Eric recuerda que el decano comentó que él no revisaba internet, lo cual le hizo pensar que alguien le había hecho llegar el artículo en cuestión. La reunión duró nueve minutos y concluyó con la expulsión del profesor.

 

Poco más de una semana después de este evento, Henry Eric fue citado para una “conversación informal” por “Isabelita”, la oficial de la Seguridad del Estado encargada de la vigilancia y la represión en el ISA y otras instituciones del sector cultural en la capital. El encuentro se realizó en el patio de la Unión de Artistas y Escritores de Cuba (UNEAC) y allí ella intentó convencer al profesor de que la Seguridad del Estado no tenía nada que ver con lo que había ocurrido y que se trataba de una decisión personal del decano. También le dijo que sus compañeros del ISA firmaron una carta apoyando la expulsión de Henry, algo que nunca pudo comprobar. La oficial incluso llegó a proponerle a Henry Eric que podían ofrecerle el puesto de decano en la facultad.

Siga leyendo aquí